Por poco que te muevas en internet, te acabas registrando en varios sitios: cuenta de correo, Facebook, Twitter... Y claro, en cada sitio te piden una contraseña. Es muy costoso memorizar cada una. Son muchos sitios, y no somos bases de datos. Algunos acabamos usando la misma para todo. Casi es peor el remedio que la enfermedad, porque si nos descubre nuestra clave en un solo sitio, prácticamente nos tiene en sus manos. Otros, menos perezosos, se inventan nuevas y las apuntan en una hoja. No es mala idea. Pero nos puede pasar como a Bart en los Simpsons: que se la coma el perro. O una brisa de aire traicionera con una ventaba abierta. O un hijo con ganas de hacer papiroplexia. Cualquier suceso de lo más cruel.

Os voy a dar un truco de mi cosecha: mezclar un número fijo con el nombre del sitio web o servicio. Os pongo un ejemplo.

Seleccionamos un número al azar. Será siempre fijo. Si no sabéis de donde sacarlo, podéis probar con decimales del número pi (http://webs.adam.es/rllorens/pi.htm). 8 serán suficientes. Parece complicado de aprender, pero de tanto usarlo lo escribiréis sin mirar el teclado.

12345678

Ahora mezclamos.

Contraseña de correo.

12345678gmail

Contraseña en Facebook.

12345678facebook

Contraseña en Twitter.

12345678twitter

Sencillo, ¿no?

Más segura todavía (sugerencia de thegreek80)

Si queremos tener una contraseña mensual, podéis añadir el número del mes.

Siguiendo el ejemplo anterior, con la cuenta de facebook, y en abril.

12345678facebook04

Ahora en diciembre.

12345678facebook12

Más más segura (sugerencia de PositiveBit)

Mezclar símbolos y mayusculas. Sugiero, para que sea igual de fácil de recordar, poner las vocales en mayusculas y añadir el símbolo del dolar al principio y el del porcentaje al final. Quedando de tal forma.

$12345678fAcEbOOk%

Web