El objetivo de Jekyll y de Wordpress es el mismo: gestionar un blog. Esta claro que luego se le pueden dar diferentes usos a través de plugins, pero en eso no entraremos.

Lo importante es que tú como redactor puedes escribir un artículo y, a continuación, tu web se actualizará automáticamente con el contenido. Sin tener que pelearte con el HTML y CSS. Una manera transparente de añadir nuevo contenido mientras te tomas un café. ¿En que se diferencian?

A Jekyll se le denomina como un generador de contenido estáticos. A partir de unos archivos planos, que pueden estar escritos en Markdown o en HTML, un programa crea todo el HTML/CSS. De un plumazo. Listo para subir al servidor. Sin necesidad de instalar PHP o tener una base de datos. Compatible con casi cualquier Hosting, por muy malo que sea. Modificas tus archivos y generas el sitio. Fácil.

Mientras que Wordpress es todo un CMS. Necesitas instalarlo, crear una base de datos y configurarlo. Después te ofrece un panel sencillo donde puedes crear de una forma cómoda todos tus artículos. Sin necesidad de abrir un terminal. Hasta mi abuela podría utilizarlo. Escribes, pulsas en publicar y Wordpress se ocupa del resto. Cómodo.

Entonces, ¿cual es el mejor software para hacer un blog? Ambos son los representantes perfectos de su clase. Casi se podría denominar este post como 'Generador de contenidos estáticos vs CMSs'. Son dos visiones diferentes de hacer lo mismo. Por ello a continuación voy a dejar las ventajas y los inconvenientes que me he encontrado al migrar mi blog de Wordpress a Jekyll. Una opinión de un bloguero con 5 años de experiencia bajo sus dedos. ¡No olviden de dejar un comentario!

Jekyll

Pros

  • Muy seguro. Al generar archivos estáticos es imposible que te pirateen el blog.
  • Sencillo de desplegar. Solo hay que subir los archivos.
  • Markdown de serie. Una forma de escribir que muchos aprecian.
  • Una delicia para diseñar tu blog. Fácil a la hora de crear tu propia plantilla.
  • Rápido. Tu visitante no procesa nada. Ve el HTML directamente.

Contras

  • Complejo de utilizar. Necesitas ciertos conocimientos para utilizarlo. Al menos saber defenderte con el terminal.
  • Sin comentarios. A pesar de todos los plugins, si quieres que tu blog tenga un sistema de comentarios tendrás que tirar de Javascript o Disqus.
  • Difícil integrar un nuevo plugin. Hay que seguir unos pasos.
  • Todo hay que hacerlo a mano. Desde colocar una imagen hasta poner una cursiva.

Wordpress

Pros

  • Panel administrativo. Puedes gestionar tu blog de una forma visual.
  • Puedes editar tu contenido desde el móvil. Solo necesitas un navegador para generar o modificar tus artículos.
  • Plugins para todo lo que necesites. Con solo apretar un botón integrarás lo que quieras.
  • No necesitas saber nada de HTML para diseñar tu web. Con los constructores visuales y una plantilla podrás arrastrar y soltar las secciones.
  • Multiusuario. Gestiona tu blog con otra gente.

Contras

  • Difícil de instalar. A no ser que tu hosting te proporcione un autoinstalador.
  • Problemas de seguridad. Puedes ser objeto de un ataque ya que cada día se encuentran, y se arreglan, diversos agujeros de seguridad.
  • Complejo de crear una plantilla propia. Si tienes un diseño en la cabeza deberás ser un hábil programador de PHP.
  • Puedes ir perdiendo plugins con el tiempo. Si el autor no va actualizando puede llegar un momento que dejen de funcionar.