Por educación, nuestro ordenador debería saludarnos cuando se despierta. Para lograrlo instalaremos espeak, un sintetizador de texto libre con soporte para varios idiomas.

Debian/Ubuntu:

sudo apt-get install espeak

Archlinux:

yaourt -S espeak

Encendemos los altavoces, abrimos una consola y ejecutamos:

espeak '¡Muerte a los humanos!' -v spanish

Si te quiere matar tu ordenador, es que todo funciona correctamente. Para que diga cualquier otra cosa deberéis escribir vuestro texto entre las comillas. Si queréis que hable en inglés, solo tendréis que suprimir -v spanish.

Sino escucháis nada, deberéis buscar diferentes soluciones para los errores que hayan salido por consola. Siempre suele deberse a una tontería que se arregla con un comando.

Si queremos que nos salude al iniciar el ordenador, deberemos crear un archivo de texto con el nombre SaludoSintetizado.sh , aunque puedes llamarlo de cualquier otra forma, y pegar lo siguiente:

#!/bin/bash
espeak 'Bienvenido amo.' -v spanish

Guardamos, salimos y lo hacemos ejecutable.

sudo chmod +x SaludoSintetizado.sh

Si utilizáis Gnome, tendréis que indicar que se inicie al arrancar vuestra sesión con Preferencias de las aplicaciones al inicio (gnome-session-properties).

Si tenéis KDE, copiar SaludoSintetizado.sh en la carpeta
~/.kde/Autostart.

Y si tenéis LXDE, en cambio, haréis lo mismo pero en la ruta ~/.config/autostart.

Opcional: que nos hable para todo.

Podemos hacer que también nos diga con la voz todas nuestras notificaciones, cuando nos llegue un correo nueva (hasta lo puede leer), que se despida cuando lo apaguemos, que nos lea una galleta de la fortuna (fortune-es), y hasta que nos lea las últimas noticias. Y si jugamos bien con cron, podemos hacer que nos diga que hora cuando sea en punto. ¡Y mil cosas más! Conseguiremos que hable más que nuestra madre; algo solo posible a través de la alta tecnología.