Los VPN gratuitos son peligrosos

No hace mucho la principal fuente de ingresos de la web era la publicidad. Si un sitio tenías muchas visitas, lo más serio era encontrar un patrocinador. Luego añadir en un lugar estratégico un banner, o una ventana que se abría automáticamente para mostrar la publicidad. Pero se abusó de esta estrategia. Tal vez por falta de imaginación o por no querer esforzarse en encontrar otras vías alternativas menos agresivas para el visitante. Y aquí entraron en juego los bloqueadores de publicidad. Un software, distribuido como extensión para el navegador, que bloquea las rutas sospechosas. Una lista negra realizada unilateralmente, todo hay que decirlo, que eliminando cualquier rastro de publicidad molesta en la pagina que estas visitando. Agradó muchísimo. Después de todo, ¿a quién le gusta la publicidad?

En unos años se ha hundido el mercado de la publicidad en Internet. Pero la red siguen necesitando financiar sus servidores. Se ha dado la vuelta al problema. Si tú no miras lo que quiero que vea, yo veré lo que no quieres enseñarme.

La información se ha convertido en la nueva gallina de huevos de oro. Si tienes un alto número de visitas, tan solo debes recolectar todo lo que puedas de tus usuarios: dirección IP, navegador que usa, sistema operativo, localización geográfica, resolución de pantalla, historial de navegación, idioma, proveedor de internet, la arquitectura de mi equipo… y un centenares más de datos. Para a continuación venderlo a una empresa que sepa sacarle partido. Tal vez una como Amazon que quiera saber los productos más buscados con la intención de subir precios. O una compañía de telefonía para saber en que zonas del país debe dirigir sus esfuerzos comerciales. ¿Existe alguna manera de proteger un poco la privacidad? Sí, los VPN.

Los VPN se ha convertido en un paso importante para proteger tu identidad y tus huellas que dejas al navegar. Evita que exista evidencias de donde estas navegando, o desde que lugar del mundo estas conectado. Su funcionamiento es pasarse por ti, ser tu discreto intermediario. Por ejemplo, te conectas a un servidor VPN (da igual que sea gratuito o de pago). Temporalmente se crea un túnel cifrado entre tú y el servidor. Después quieres ver el precio de un reloj en Amazon. Le dices al servidor que quieres ver esa página. Él se conecta a Amazon y te devuelve la página. Ya solo tienes que verla tranquilamente en tu navegador sin que nadie lo sepa. Para Amazon quien ha mirado el precio del reloj es el servidor VPN. Pero eres tú quién esta viendo el contenido. Has evitado que sepa que eres el interesado. No has dejado rastro.

La principal ventaja de un VPN gratuito es que es gratuito. Tan solo instalamos su software y ya estaremos conectados a su red privada y encriptada. Sin sacar la tarjeta de crédito estamos protegidos. La principal desventaja es que es gratuita. La compañía que te da el servicio no vive del aire, debe pagar varios elementos: servidores, personal, certificados, publicidad, impuestos… ¿Cómo se financia todo ello? No de la publicidad, claro. Ya te puedes por que vía: vendiendo tu información. Saben todas las páginas que visitas, cuanto tiempo permaneces, más todo lo que ya se saber de ti solo por tu navegador. Y ese paquete de datos con un sello de calidad ya que es una información veraz, fácil de recolectar. Las grandes compañías se pelean por comprar este tipo de información a los VPN gratuitos. Incluso intentan obtenerlo por sus propias red VPN. Facebook tiene su propia App para smartphone que te activa un VPN gratuito de sus servidores. Pero no son los únicos: Opera, Brave, Epic Browser, Yandex Browser… todos tienen su servicio. Luego existen decenas de extensiones de navegador y Apps de smartphone. Tenemos mucho donde elegir y sin soltar ni un billete. Centenares de empresas que desean tus valiosos datos.

En conclusión, te recomiendo invertir por un VPN de pago por todo lo mencionado anteriormente y:

Tienes de una gran cantidad de compañías, y de gran experiencia en el mercado: Private Internet Access (PIA), NordVPN, PureVPN, TunnelBear… Hablamos de precio que van desde un par de euros al mes hasta lo que necesites.

Ya depende de ti si vas a confiar, o si asumes el riesgo. ¿O tal vez ya les diste permiso al acertar el acuerdo de condiciones? Posiblemente invertir en un VPN de pago no sea mala idea.

Versión escritorio