Diseñador web una crónica a una muerte anunciada

El desarrollo web ha madurado. Y las herramientas han ido a la par. El duro trabajo de diseñar una página web se ha vuelto cada vez más suave. No porque ahora sea más sencillo realizar HTML, que con las nuevas versiones de HTML5 y CSS3 es más complejo que nunca, sino porque las herramientas son cada vez mejores. Realizar una página web desde cero ya no es viable. O al menos en cuestiones de tiempo. Las energías empleadas para optimizar, maquetar y testear; pueden ser enfocadas en otros aspectos más creativos.

A día de hoy tienes 3 formas diferentes de realizar una página web. Por supuesto, siempre hablando de la parte visual, no de código web.

Con ayuda (Frameworks)

Prácticamente casi cualquier web utiliza un Framework CSS o bibliotecas HTML. Ahorra un tiempo muy valioso. Y claro, al final todas las webs utilizan los mismo patrones estructurales: cabeceras, menús, grids, sliders… ¿Para que reinventar la rueda? Bootstrap es el top a día de hoy. Y lleva siéndolo varios años. Aunque siempre podemos encontrar otras opciones como Semantic-ui o PureCSS.

Una opción para no perder la originalidad de un diseño. Prácticamente sin límites. Optimizado, fácil, compatible… pero caro. No todos los clientes están dispuestos a pagar a un diseñador gráfico, un diseñador web y, tal vez, un programador web. Muchos sueldos, y muchos días.

Esta a la alcance de medianas y grandes empresas o clientes que buscan un diseño muy concreto. Aunque rara vez me he encontrado a individuales que se lo puedan permitir.

Con generadores de sitios (Wordpress)

Una tendencia que no deja de crecer. Dicen algunas cifras que un 25% de internet es Wordpress. ¿Qué tiene de especial? Convierte a cualquier persona en un diseñador web. Sin tener conocimientos de HTML, puede comprar una plantilla y montar su sitio en apenas unas horas. Todo ello a un coste rozando lo absurdo. Sin pagar a ningún experto, sin cuotas, sin problemas de SEO… Y si lo pones en manos de personas entendidas puedes conseguir maravillas. Solo hay que ver Divi. Lo que Adobe siempre ha buscado y nunca a alcanzado. Un “InDesign web”.

Todos lo buscan, y no deja de crecer. Se pierde la elaboración artesanal por petición del cliente. Se deja de lado la originalidad para reducir costes. Nos enfrentamos a una realidad que siempre ha estado agazapada pero latente: una página web cubre una necesidad, no es un cuadro para admirar. Y por lo tanto debe ser barata y cumplir su cometido dentro de lo razonable. La excelencia puede o no venir en el pack.

Constructores online

Wix o 1&1 Mi Web, por nombrar algunas empresas, son un intento de pellizcar un trozo del pastel. Wordpress ha absorvido casi todo el mercado para los no profesionales y las webs low cost. Y el sector tan grande que mueve mucho dinero. Era cuestión de tiempo que otros movieran ficha. Por ello se proponen como una alternativa que juegas con los pagos mensuales. Te proporcionan una web con una plantilla ya instalada. Solo tienes que modificar los textos e imágenes. Hablamos de una manera donde te evitas pelearte con un dominio, un hosting o la instalación de un software. Todo incluido en un mismo pack, a un clic de distancia. Solo debes pagar una cuota y te olvidas de los problemas. ¿No quieres? Wix te deja usarlo gratis pero con publicidad. Y todos contentos.

Personalmente opino que es una manera errónea de representarte. Una web es mucho más que un sitio que pueden llegar desde el navegador. Es tu tarjeta de visita, es la manera de representar tu empresa. Y esta puede ser la manera menos elegante de hacerlo. Además, que esa web nunca será tuya. Solo estas alquilado.

Futuro

Es incierto, pero esta claro que la tendencia continuará y cada vez serán más elaboradas. El diseño web esta entrando en un punto donde debe adaptarse o morir. Se puede vivir, y muy bien, de crear plantillas de Wordpress. Y se puede vender sitios en Wix. Son trabajos que han nacido en apenas unos años.

Ahora tiene que elegir.

Versión escritorio