¿Cómo entregar una página web como un profesional?

Hay dos maneras de entregar un proyecto: rápido o bien. Terminar con un proyecto no tiene porque ser el final de la relación con un cliente. Siempre surgen actualizaciones o nuevos negocios relacionados. Y aunque así lo fuera, dejar un aroma profesional en el acabado atraerá nuevos clientes. La gente que deja buena impresión siempre es recomendada. La mala no.

Además, es una manera de combatir los estragos del tiempo en nuestra memoria. Cuando llega un viejo trabajo, nada mejor que tener tus propios apuntes. Matamos dos pájaros de un tiro.

Veamos 5 buenas prácticas que marcan la diferencia entre un buen trabajo y un trabajo.

1. Repositorio

El código debe ir siempre en un repositorio (Git). Cuando se termine un proyecto no vas a dar el código en un zip. Es feo, no mantiene un historial, no hay registro de los colaboradores… Hay que transferir los privilegios de un repositorio al cliente. Él es el propietario.

Recomiendo utilizar Bitbucket para esta tarea. Destaca por ser privado y gratuito. No digo que trabajes en la plataforma, que sinceramente es un servicio excelente, sino que cuando toque entregarlo lo importes a esa plataforma y después transfieras el privilegio.

2. Material utilizado

Todo lo relacionado con el material estático: imágenes, fuentes, psd, referencias, colores… Cualquier elemento estético que se utilizara para crear la interfaz.

En alguna ocasión pueden existir diagramas, bocetos o borradores. Puede ser interesante clasificarlos antes de entregarlo. Después de todo, no lo vas a volver a utilizar.

3. Servidor staging

Es una práctica que hace muy poco he adquirido. Si el cliente tiene presupuesto, montas la web en dos servidores diferenciados. En uno tendremos una versión beta no abierta al público. Destinada a probar cambios o visualizar tareas acabadas por parte del cliente. Lo llamaremos Staging. Y por otro lado, el servidor de Producción. O donde la página será abierta al público.

El objetivo es una mayor estabilidad. Por un lado tenemos una web para que el cliente rompa cosas. Pruebe diferentes opciones, visualice las últimas tareas, nos informe de fallos… todo ello sin que nadie más lo vea salvo él y nosotros. Y por otro la web con versiones estables. Sin que los usuarios lleguen a percibir cambios salvos cuando sean muy seguros.

4. Documentación

No tendría que escribir este apartado, pero es necesario: el código debe ir siempre documentado. Y si puede ser, con una wiki. Para nuestros ojos esta claro cada línea, pero para nuevos desarrolladores será chino mandarín. Hay que ayudar para que sea claro donde deben trabajar. Y si queréis ser egoístas, pensar en leer ese código en 2 meses. No sabréis ni como arrancarlo a nos ser que tengáis un tutorial.

Un documento que lo acompañe no vendría mal. Una guía rápida explicando cómo funciona, que ficheros son importantes, y apuntes para su funcionamiento y modificación.

Es importante a parte de la documentación del proyecto entregar un documento donde se especifique la arquitectura de la misma: despliegue, configuraciones, credenciales

5. Presupuesto de mejoras

El cliente desconoce como puede mejorar su web. Por ello tomarnos la libertad de aclarárselo en un nuevo presupuesto orientado al posicionamiento. Lo cual es muy beneficioso para ambos. El cliente conseguirá más visitas, y tú más trabajo.

Y con esto esta todo. Pedir permiso para subir el enlace a tu portafolio sería también interesante.

Dejen un comentario si realizan algún otro trabajo.

Versión escritorio