10 pasos para hacer una web perfecta a un cliente

Es relativamente sencillo hacer una página web. Cuestión de práctica, dedicación y estudio. Como cualquier arte. Pero hay algo que no se suele enseñar: los pasos para hacer una web perfecta a un cliente. No hablo solo que le guste, sino que sea rentable monetariamente para ti. La formula no es compleja: tiempo invertido / horas dedicadas =< tu precio hora. Y por supuesto, que el cliente quede satisfecho. Tanto, que hable de ti a familiares y amigos. El boca a boca es muy importante en esta profesión. Más de lo que imaginas.

Si no eres lo suficiente hábil para obtener lo que realmente quiere el cliente, y no lo que él cree que quiere, estarás haciendo miles cambios cuando escribas HTML. Y cada modificación cuesta tiempo, y el tiempo es dinero. Por lo que si no tiene un plan de acción bien equilibrado vas a gastar tu tiempo hasta cruzar la delgada línea entre el beneficio y las perdidas. A partir de ese momento todo se volverá cuesta arriba. Prisas por acabar cuento antes. Cada vez estaremos más molestos y nuestra imagen al cliente será peor. Lo que puede llegar incluso a que no nos pague.

Entonces, ¿como trabamos con un cliente? Voy a dejar los pasos que suelo seguir como Freelance o cuando trabajo en el estudio. Es tentador saltarte alguno, pero si lo haces lo sufrirás. No en el momento, pero si más adelante en el desarrollo. También puede consultar en mi anterior artículo el , donde también hablo un poco más sobre los pasos para trabajar con otros profesionales.

1 Presupuesto

Antes de abrir el portátil hay que realizar una captura de requisitos. Quiero decir: Sentarte con el cliente, pedir un café, y hablar con tranquilidad de cuales son sus intenciones con la web. Raspando información de cada frase: ¿Tienes que realiza el diseño gráfico? ¿Es multidioma? ¿Para cuando lo necesitas? ¿Tienes dominio y hosting contratado?….

Una vez tengas todo lo que necesitas listado, medita con calma cuantas horas piensas que te puede costar cada tarea. Dejando un pequeño marguen para cambios, claro. Después multiplica las horas totales por tu precio hora.

2 Prototipado

Asumo que le has enseñado el presupuesto y te ha dicho que sí. Lo siguiente es hacer un boceto de la web. Con las secciones, páginas, anotaciones de que hará cada botón, referencias… Básicamente hará la web a mano alzada. Explicando al cliente que esto solo sirve para que se haga una idea del resultado final. La intención es que se hagan todos los cambios en este punto. Hasta tener un prototipo final con el que trabajar. Puede llevar desde un par de días hasta varias semanas. Paciencia.

Si surgen nuevas páginas o funcionalidades, se presupuesta.

3 Diseño gráfico

Una vez el prototipo este confirmado, toca darle el aspecto visual que tendrá. Si posees conocimientos de diseño gráfico, te tocará abrir tu programa favorito. Sino, deberás trabajar codo a codo con otra persona. En esta fase ya no se hablará de estructura, sino de cambios estéticos.

4 Implementación

Si el cliente esta contento del diseño gráfico, ahora hacemos el diseño web. O la implementación web. Nos despedimos con un abrazo del cliente, y entre lágrimas le decimos que no lo vamos a ver en un buen tiempo.

Sabiendo que no saldrán cambios se puede trabajar con el HTML y el CSS sin miedos.

5 Programación

En el caso que fuera necesario, una vez terminado el diseño web, tocaría programar todos los elementos dinámicos. Si no eres diestro en el arte, pues se trabaja con alguien. Esta fase, por experiencia os digo, es la más laboriosa y que más tiempo absorbe. Hay que mimar cada línea de código. Seamos pacientes.

6 Test

Ya casi le podemos enseñar al cliente. Pero antes, probamos todo de arriba a abajo. En escritorio, tablet, smartphone y hasta en la lavadora si fuera necesario. Debe ir de maravillas.

7 Revisión del cliente

Sube la web a un servidor propio o gratuito, y enséñaselo al cliente. Verá pegas, pequeños retoques. Lo cambias y se la vuelves a enseñar. Así hasta que quede contento. No debería absorverte más de un par de horas de cambios. Si lo sobrepasa, es que hemos realizado mal algún paso. O el cliente no ha entendido bien el diseño.

8 Despliegue

Ha llegado el gran día. El cliente no ve más elementos que corregir. Lo subimos a su hosting. Si funciona todo, ya hemos acabado con el cliente.

9 Facturación

Hora de recoger las ganancias. Si eres autónomo, a facturar. Sino lo eres, te toca ir en negro o usar los servicios de ciertas empresas que facturan por ti quedándose un pequeño porcentaje. Facturar da más profesionalidad. Tu decides.

10 Autodifusión

¡Hay que pensar en el futuro! Sube la web a tu portafolio. Y si no tienes, hazte uno de inmediato. Comparte en redes sociales, contactos y si puedes tira publicidad desde un dirigible. La gente debe saber que eso lo has hecho tú y que puedes hacerles una igual o mejor.

Versión escritorio